martes, 11 de septiembre de 2018

11 de Septiembre o el día en que Chile perdió el rumbo para siempre







Mucho se ha escrito sobre el 11 de septiembre. Cientos de webs, libros, documentales y reportajes inundan Chile en estos días, pero ¿realmente hemos tomado conciencia de ello y de lo que ha significado para la sociedad chilena?. Tal vez, para los que no fueron afectados de forma directa por el golpe y su violenta represión,  esa forma muy chilena de abordar las cosas por parte de muchos "acá no paso nada, sigamos adelante" nos impide entender de manera cabal como sociedad que significó realmente el golpe militar. Han pasado 45 años y las marcas de la dictadura de Pinochet están ahí, en la vida cotidiana, en el lenguaje, en las formas y en nuestra vida pública y privada, perdiendo el rumbo como sociedad para siempre. Aunque no era perfecta y estaba medio arterioesclerótica, la democracia antes del golpe era mucho mejor sistema que el inaugurado a balazos por el régimen militar, quienes ilusamente creyeron que eran creadores de un Chile nuevo, pero los uniformados (sobretodo los suboficiales) sólo fueron los mocitos de los patrones, del gran capital y de quienes nunca les ha ido mal. Pero más allá de eso que herencia visible nos dejó la dictadura. Tal vez, las más visibles sean las siguientes

- Llamar comunista  por parte de muchos al que piensa diferente. La dictadura dejó un miedo real a la disidencia en los sectores populares, terror al pensar distinto a lo que plantean las mass media, fobia de facto a quienes tienen un discurso diferente y crítico, e incluso a quienes nunca han tenido ni militancia o simpatía por el PC, como es mi caso. Apenas levantas opinión y varios siguen  catalogando a ese potencial disidente como comunista como si fuese eso un estigma imposible de sacudirse.

- Nulo interés en la política.  Tal vez, es la principal herencia de la dictadura es el desinterés por las grandes mayorías reales (no las virtuales de las redes sociales en que pareciera que Chile y los chilenos son más progres  que en  Suecia) por quienes gobiernan. El miedo que generaron (salvo en Octubre de 1988 donde por una sola vez se derrotó al tirano) tras la represión mutó en el tiempo en una desidia que se puede traducir en una frase que la escuché cientos de veces en mi vida: "da lo mismo quien gobierne, tengo que trabajar igual". Si, literalmente puede ser es cierto, pero se les olvida que no es lo mismo trabajar en un país donde no tienes salud garantizada (que muchos tengan que hacer rifas, completadas o bingos para pagar tratamientos de salud es una vergüenza para un país que que se ufana de ser parte de la OCDE y el "mas rico" de América Latina), ni un sistema de previsión que te permita una jubilación digna, que no tengas una red de asistencia social ni mucho menos derechos laborales que en una nación que te garantice algunos derechos básicos como la  salud y la  seguridad social. Eso es la precariedad que la dictadura y los regímenes transicionales convirtieron en algo normal, siendo internalizado por la sociedad como algo en si mismo.

- Una tercera herencia de la dictadura de Pinochet es el modelo económico que tras la vuelta parcial a la democracia sigue siendo el mismo en términos generales. Algunas timidas reformas durante los gobiernos de Lagos y Bachelet no han podido cambiar de manera importante el modelo económico ideado por los Chicago Boys a mediados de los años 70, siendo su principal marca distintoria la distancia entre ricos y pobres, la cual sigue siendo abismal, pese al desarrollo económico creado por el modelo económico que en el fondo ha beneficiado a pocos (aunque eso sí, los cimientos del modelo son precarios: recursos no renovables como el cobre y frutas, nada de industria o diversificación)

-La Educación como bien de consumo: tal vez es la herencia cultural más marcada de la dictadura militar. La aparición como callampas de universidades y centros de formación técnicas privados y la virtual transformación del rol del Estado en un mero vigilante de la acción educativa privada ha facilitado el hecho de que la educación sea un bien de consumo como si fuera un perfume o un pantalón. Esto ha pulverizado a la educación -no en su rol profesionalizante-  como formadora de ciudadanos. El sistema educativo chileno desde la educación general básica hasta la superior  ha creado principalmente consumidores con obligaciones comerciales, nunca ciudadanos con derechos y obligaciones sociales, perpetuando la herencia ideológica de la dictadura más allá de su existencia. Pese a la gratuidad parcial en la educación universitaria (la cual incluye a las Universidades Privadas, una aberración en si misma), esto no cambia la configuración macroideológica de la dictadura en la construcción de conocimiento intelectual y social.

Finalmente hay que tener que frente al 11 de septiembre existe hoy en día una idealización del periodo anterior a la sublevación militar. Hay que dejar claro que el golpe no vino de repente, es realmente la exhacerbación de las contradicciones en que estaba sumida la sociedad chilena por décadas: la Escuela Santa María, La Coruña, la Sublevación de la Armada, Ranquil, Chacarillas y Pampa Irigoin no ocurrieron en dictadura...el Estado democrático chileno siempre reprimió con fiereza cualquier subversión ya sea con palos de Carabineros o tiros de fusil de soldado. 

Esas son las principales herencias del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, ese martes de horror que significó el comienzo de una grieta insalvable para los de mi generación (nacidos antes de 1980) y una pesada mochila para los que vendran. Podemos estar todo el día pensando en el acto de horror del golpe, pero si no tenemos clara la herencia de la  dictadura, jamás las podremos superar y decir  de una vez "la transición ha terminado", es decir, para ello habrá que despinochetizar Chile, una tarea que seguirá pendiente por largo tiempo.

jueves, 30 de agosto de 2018

Dólar a 40 o el fracaso de Macri



Dólar a 40 (fuente elancasti.com.ar)


A esta hora del día, para nadie le debe ser desconocido el desplome del Peso Argentino frente al dólar estadounidense, quedando tras un dia de altibajos cambiarios en una franja cambiaria entre 38 a 40 ARS por dólar, lo que a simple vista nos demostraría dos cosas : 

La primera es qu el equipo económico de  Mauricio  Macri no sabe armar un plan económico coherente, no por nada llamaron al FMI para que los salve del desastre que estaban fabricando, pero a pesar de la intervención del FMI, este desaguisado ha aumentado ¿Porque se llegó a esto? Es cierto que el  anterior  gobierno de Cristina Fernández aumentó el gasto a niveles exponenciales subsidiando servicios básicos, mediante  un dólar atado con alambre, pero también no deja de ser cierto que el gobierno de Macri tomó el escenario económico de una manera frivola y menospreciando el escenario interno y externo, endeudandose a lo bestia y no generando incentivos reales para que entraran inversiones esperando una lluvia de dólares por arte de magia y que en el segundo semestre todo iba a mejorar. Por el contrario siguió dependiendo de los dólares de la soja, tal como en el gobierno de Cristina Fernández...pero el clima le jugó una mala pasada: sequía, menos exportaciones y menos dólares..ni que fuera una economía meramente agrodependiente ¿o sí? Se despreció atraer turistas de los países vecinos (chilenos y brasileños) aprovechando la devaluación de diciembre de 2015, se despreció ofrecer una serie de incentivos financieros para que se instalaran inversiones en serio, gastaron a lo bestia en extender la estructura estatal (20 ministerios, para que!!!) y siguieron haciendo lo que todo gobierno en Argentina hace: ampliar el estado local y municipal de donde gobiernan...contrataciones de amigos, asesores a todo nivel ¿Cómo es posible que ministros y senadores de todas las calañas tengan un ejercito de asesores que no sirven para nada?. Todo y muchas otras cosas más como el atraso cambiario deliverado por las elecciones de 2017, el no eliminar impuestos para evitar que sectores medios fueran al exterior a gastar como posesos, gasto fiscal financiado con deuda que trajo como consecuencia  mayor emisión de moneda y no aplicar una política antinflacionaria de shock desde que asumiera Macriunico a un confuso escenario global con el fin de la globalización (Brexit, Trump, guerra comercial) que no fue previsto para nada por los asesores de Macri, nos lleva al escenario del fracaso del equipo económico, una inflación galopante y el dólar a 40 ARS


Todo este desaguisado demuestra que estani son capaces de dar confianza a sus amigos del mercado quienes apuestan al dólar deslegitimando de hecho al equipo económico y por ende, a Macri mismo. Tal vez, sería bueno preguntarse ¿Porqué no se van de una vez? Eso ya dependerá de la vergüenza de los miembros del gobierno....pero con estos nunca se sabe.

miércoles, 22 de agosto de 2018

¿Donde están Perón y el peronismo?


¿Dónde estan Perón y el Peronismo?




¿Donde están Perón y el peronismo? es una pregunta que muchos se siguen haciendo tras más de 45 años tras la muerte del general. Reconozco que a pesar de vivir muchos años en este pais, no he podido poder entender este engendro ideológico que el peronismo, donde han convivido (y no pacifamente) fascistas de tomo y lomo como los de Guardia de Hierro,  dementes esotéricos como López Rega, revolucionarios como Montoneros, neoliberales como Carlos Menem,  católicos conservadores antiaborto como los del norte del país (Urtubey) o inclasificables ideológicamente como los Kirchner, Nestor y su esposa Cristina Fernandez, personajes contradictorios ¿como es eso de andar con una lujosa Louis Vutton colgando y arrasar  electoralmente en distritos pobres como La Matanza (cual Evita, pero en versión antipática y con poca empatía con los demás) y tener propiedades como posesos y a la vez plantarse como abanderados populares?. Inentendible para cualquiera que no es argentino, pero si le preguntas a uno, lo ve como algo natural.

Cualquiera que viene de afuera, ve esto dice como : "No entiendo nada".  Quien es escribe es chileno, es decir, originario de un lugar donde la mayoría de los habitantes ni vota ni lo vuelve loco la política, tras casi 2 décadas de dictadura y 28 años de gobiernos democráticos que han desincentivado la participación ciudadana, volviendo en muchos aspectos a la República Liberal del siglo XIX donde pocos participan y toman decisiones, siendo el resto arroz graneado: sólo acompañamiento. Viví en México muchos años y allí hasta no hace mucho gobernó un partido único, el arterioesclerótico PRI, pero este no tuvo la luchas de facciones  ni las locuras que genera el peronismo en los argentinos al no ser un partido basado en figuras carísmáticas de larga duración, sino que al ser una estructura altamente burocratizada, impidió el surgimiento de caudillos tras Lázaro Cárdenas (el cual tras su presidencia fue elegantemente enviado al ostracismo político).  Con Perón pasa todo lo contrario; para algunos es un fascista cercano a Mussolini, otros un rupturista que creo un nuevo orden social que incorporó a los sectores populares, para otros el que le dió derechos sociales a la población pero creando a la vez un culto a la personalidad y tendiendo a un partido único que duró hasta que fue derrocado por militares conservadores en  1955. Y para que hablar de Evita, la pareja de Perón que era figura por si misma y en algún sentido, la ejecutora empírica del peronismo social,  pese a andar con ropas elegantes de diseñador, eso no le quitó que llegara a las masas cual madre de los argentinos desposeidos a través de un sutil control estatal, rol que sólo detuvo su prematura muerte que sólo consolidó el mito de Evita. Hoy en día hay tantas interpretaciones de Evita como de Perón y su movimiento: feminista, revolucionaria, madre protectora de los argentinos, en otras palabras, del gusto que quiera la lectora o lector. 


¿Que puedo entender del peronismo y de Perón (y de Evita) tras estar en Argentina algunos años? Es cierto que se hace una lectura idealizada del primer periodo peronista (1945-1955), se obvía el segundo (1973-1976) al ser básicamente una guerra civil peronista (montoneros vs sindicalistas/estructura del partido) y donde Perón se va al otro mundo sin pena ni gloria siendo manejado el poder en las sombras por un adicto al esoterismo como López Rega mientras la viuda de Peron (su tercera esposa), Isabel Martínez se ponía la banda presidencial tras la muerte de su esposo. Luego la abyecta dictadura militar que marcó a fuego a la sociedad argentina, la vuelta democrática con Alfonsín y en 1989 llega Menem, con las banderas del viejo peronismo pero al poco rato se convierte en un neoliberal converso (esos son los peores) que hunde al país bajo la falacia de la convertibilidad (1 peso= 1 dólar estadounidense) pavimentando la crisis del 2001, cuya consecuencia directa es la vuelta del Peronismo, primero con Duhalde y el 2003 tras la retirada de Menem de las elecciones, del supuesto candidato de Duhalde, un gobernador de una provincia lejana: Nestor Kirchner...y lo demás ya es historia conocida.

Para terminar ¿que es el peronismo? básicamente es una fuerza mutante sin ua construcción ideológica clara y concreta como puede ser el PT brasileo, que según quien lo dirija pueden ser protorevolucionarios como neoliberales sin que les genere en muchos militantes una mayor crisis de conciencia, ya que el peronismo  y el uso del General Perón, de Evita o de la Marcha peronista es una máscara simbólica empleada para atraer a los sectores mas vulnerables de la sociedad argentina , que esperan que gobierne algún lider que sea una reencarnación del general: carismático, generoso, hasta tierno, que les de un espacio como seres humanos y sujetos sociales dentro de una Argentina que históricamente desdeña a sus sectores populares y que el Peronismo, pese a sus bemoles -que son muchos- es la única que los tiene en mente. Más encima, si tomamos en cuenta que en este país no hay izquierda como factor de poder (salvo unos perdidos trotskistas que hacen más ruido que ganar elecciones), el Peronismo la tiene fácil en poder llegar al mundo popular sin competencia siendo la voz -algo mutante- de los marginados argentinos hasta el día de hoy, pese a sus más que notorias contradicciones.