sábado, 23 de junio de 2018

Un fantasma recorre el mundo, el del racismo antiinmigrante










Un fantasma recorre el mundo, pero no el que pensaba Karl Marx, sino uno totalmente diferente y para nada cuestionador del orden social sino uno reaccionario, proveniente del poder político y anti moderno, el del racismo antiinmigrante. Sucesos como la separación familiar de indocumentados ordenada por Donald Trump que afecta a inmigrantes mexicanos y centroamericanos con el fin de meter miedo y acelerar las deportaciones, el rechazo de recibir migrantes rescatados en el Mediterráneo por el gobierno derechista italiano, las legislaciones cuasi nazis aprobadas y ejecutadas en países como Austria o Hungria y para no ir más lejos, la reforma a la ley de migración del 2004  realizada por el gobierno de Mauricio Macri que criminaliza a los migrantes o el endurecimiento de las normas migratorias en Chile, hacen que el hecho de migrar sea cada vez más complejo, contradiciendo el principio neoliberal de la libertad de movimiento de la mano de obra.

Eso, si, convengamos que migrar es un acto propio del ser humano, lo ha hecho siempre desde tiempos inmemoriales, ya sea el cruce de Asia a América hace 12000 años o la llegada de inmigrantes en barcos en el siglo XIX y XX. Aunque también siempre ha existido una retórica  y práticas antimigrante desde la sufrida (según ese libro de historias fantásticas llamado Biblia) por los hebreos por parte de los egipcios hasta la aplicación práctica del "make America great again" de este siglo. Pero creo que se ha cruzado un límite que es criminalizar la migración, la cual queramos o no, será inevitable si en 3/4 del mundo ganan menos de 0,20 centavos de dólar al día mientras que en Europa o Estados Unidos, ganan 1000 veces esa cantidad al día. E incluso si lo aterrizamos en América Latina, peruanos, bolivianos, haitianos, venezolanos y colombianos seguirán mirando a Argentina o Chile como lugares donde existe la esperanza de ganar algo de dinero.

Esta disparidad de la riqueza global que genera el movimiento migratorio (entendamos que la migración en general NO es por gusto sino por necesidad) hara que muchos sigan arriesgándose a cruzar en lanchones el Mediterráneo, viajar en trenes de carga por México -a merced de narcos, polícias corruptos y autoridades venales- o cruzar el desierto con 45° a la sombra a riesgo de morir de sed. Y más encima, los países receptores los ven como delincuentes, lacras sociales, malvivientes que vienen a generar delitos y quitar empleos a los locales. Pero si nos ponemos a pensar, los migrantes trabajan en negro, sin previsión, ganando una miseria y ocupando empleos que los locales desprecian, además subsidiando con su mano de obra barata economías como la estadounidense o incluso la argentina....

Pese a ese aporte involuntarios, los migrantes son perseguidos, despreciados, discriminados y maltratados desde Alaska a Tierra del Fuego en nuestra América. Y más encima, países latinoamericanos que claman por los derechos migrantes de sus connacionales por parte del gobierno de Trump, son los primeros en criminalizarlos como es el caso de México que hace el trabajo sucio de los estadounidenses en sus fronteras persiguiendo a centroamericanos y sudamericanos que quieren viajar vía México hacia el sueño americano (lo mismo hace Marruecos con respecto a los que desean ir a Europa).

Lo peor de todo esto es que el discurso que hoy justifica el racismo antiinmigrante está teñido de un  tufillo cuasi fascista...donde se entremezcla una idea de superioridad nacional (en algunos casos racial) sobre los demás, creando la imagen del peligro de la migración que puede destruir la comunidad imaginada que es la nación (el Make Great America Again  o el discurso de la Liga Norte en Italia ¿¿que es??) y para ello se debe defender de los bárbaros tratándolos como basuras. Es peligroso que a más de 70 años de la derrota del Nazismo....algunas de sus ideas -pasadas por agua- pervivan en muchos. Ese es el verdadero enemigo y ese hay que darle pelea. No es el inmigrante sino la negra sombra del fascismo racista que pulula tanto en Washington, Europa o incluso -con que cara- en América Latina. Ojo, si lo dejamos crecer será un monstruo imparable que destruirá nuestras democracias y todo lo que ello significa.


viernes, 8 de junio de 2018

¿Cómo explicar el feminismo a un cuarenton como yo?





En el último tiempo una fuerte oleada feminista está copando las calles y los debates al menos en Argentina y Chile. La discusión del aborto legal en la Argentina y la lucha feminista en Chile han mostrado al resto de la sociedad la existencia de un fuerte movimiento feminista que quiere no sólo estar presente en las calles sino generar cambios profundos en la sociedad.  Pero más allá de la discusión académica que ha sido el histórico campo de luchas y de discusión del feminismo ¿cómo podemos explicarlo al común de la gente, por ejemplo, a un cuarenton clasemediero como yo?

Habría que partir primero que hay que sacarse la idea que el feminismo es una especie de fascismo o nazismo feminil. Más allá de algunas posturas extremas (existentes en cualquier movimiento), el mote de "feminazis" es por decir lo menos bastante exagerado. Puede que algunas formas de lucha (tetas al aire, calzones pintados de rojo por la menstruación) puedan ser chocantes para algunos, pero sin duda, son las expresiones visibles de cosas que tenemos naturalizadas como el pudor en el cuerpo de la mujer o que la menstruación es avergonzante, es algo que sin duda tenemos que tener en cuenta cuando veamos esta clase de marchas, que son un cuestionamiento al orden social factico (más allá de lo legal).

Otra cosa, tenemos que reconocer que el movimiento feminista nace como consecuencia de la construcción de sociedades basadas en una serie de inequidades (raza, religión, genero), y un buen ejemplo son las latinoamericanas, donde la mujer sufre doble o triple discriminación: pobre, mujer e indigena/afro/inmigrante. E incluso esta disparidad se ve en sectores dominantes o medios, donde la mujer en muchos casos (si es que no es la mayoría) no está para nada en igualdad jurídica y social con el hombre. Para que vamos a decir lo salarial, donde está más que comprobado que las mujeres ganan menos que el hombre. Pero eso no es sólo la única inequidad que sufren las mujeres (independiente de su clase o pertenencia étnica): muchas veces están en una condición de indefensión tal que no pueden defenderse del hombre ¿Porqué el problema de la violencia de género es básicamente sufrido por mujeres? algunos dirán que los hombres la sufren....papu, yo también decía esa pelotudez pero sin duda que las mujeres sufren en su gran mayoría violencia de genero (física o psicológica) por parte del hombre (pareja, novio, esposo) teniendo como resultados las espantosas cifras de mujeres asesinadas en Argentina que motivó el movimiento del  #NiUnaMenos.

Como puede verse y teniendo en cuenta lo anterior, ser feminista para nada es una radicalización sino que es una consecuencia propia de la democratización social. No podemos hablar de igualdad de derechos si más de la mitad de la población está muchas veces sumida en situaciones de dominación y dependencia inaceptables. 

¿Por ende que significa ser feminista?

Explicado con manzanitas a un cuarentón como yo sería así: Movimiento que busca la igualdad en todo sentido entre hombres y mujeres y no como la caricatura plantea que el feminismo es igual a feminazis que buscan oprimir al hombre. También que tengan derecho a decidir con toda voluntad si quieren ser madres o no, como, cuando y con quien y que no sea una imposición familiar o social. Dependiendo de la sociedad tendrán diferentes formas de lucha, pero todas en términos generales buscan el reconocimiento de la mujer como un ente social e individual igual y no inferior al hombre.


                  ¿Que piensas del feminismo? Sería bueno comenzar el debate y dialogar 


miércoles, 18 de abril de 2018

Aborto: el debate necesario

Algo necesario


En el último tiempo, hablar de aborto es algo más que común si se revisa la prensa tanto en Chile como en la Argentina. La aprobación y sanción del aborto con 3 causales (violación, inviabilidad fetal y riesgo de vida de la madre) en los últimos meses del gobierno de Michelle Bachelet, ha encontrado resquicios con la reglamentación por parte del gobierno de Sebastián Piñera de un protocolo que amplía de manera ridícula "la objeción de conciencia" de los médicos en centros privados sin perder fondos estatales, siendo un truinfo por secretaría del poderoso lobby conservador chileno, que insiste en recortar derechos civiles con tal de mantener un control social cada vez más cuestionado.

Mientras que en Argentina, hay un debate largo en el Congreso de la Nación, para legislar sobre la despenalización del aborto. En Argentina existe actualmente el aborto en 2 causales, pero en la práctica el proceso es engorroso y humillante para las mujeres, sobretodo en algunas provincias como Salta, donde se ponen cortapisas para que las mujeres puedan abortar. El problema es que en Argentina, la propuesta  vino desde el Poder Ejecutivo con un claro fin distractorio, más allá de los legítimos reclamos existentes, ya que tal como está conformado el Congreso  Argentino tanto en la cámara de diputados como en el senado, es muy complicado que salga como ley. Pero más allá de las triquiñuelas de los gobiernos de turno, es el momento que hablemos  seriamente como sociedad sobre el aborto, más allá de las consideraciones morales y religiosas que existen sobre el aborto.

¿Porqué es necesario que exista una ley de aborto ?


-  Es justo reconocer que es una decisión de la mujer el hecho que tenga hijos o no. No se puede obligar a nadie a tener hijos. Acá no importa la moral, la religión o el que dirán. Es solamente  la decisión de la mujer que debe ser respetada, siendo esta una medida que reconoce la igualdad en la toma de decisiones. Ya será el libre albeldrio de ellas si deciden tener o no un hijo o hija.

-  La posibilidad de poder hacer un aborto sin que esto sea un delito, terminaría con la inequidad de clase que son las  "operaciones de apendicitis" realizadas por sectores medios y altos en hospitales y clínicas privadas, siendo un lucrativo negocio en las sombras, mientras que en los sectores populares,  faltos de recursos y de atención decente, terminan muchas veces arriesgando sus vidas en condiciones insalubres. En otras palabras si eres rico, puedes abortar, si eres pobre, quedas a tu suerte.

- Es algo que ocurre cotidianamente, lo más probable que cuando leas esto, alguien se esté operando de "apendicitis" en una clínica o esté corriendo riesgo su vida en un cuarto de mala muerte.

- Por lo anterior, esto demuestra que legislar sobre el aborto es mas que nada un problema de salud pública y no un problema delictual. Sería una medida igualadora y que cumpliría con la obligación estatal de dar acceso en igualdad de oportunidades a todos, más allá de su condición social.

- Marcar diferencia entre lo público y lo religioso. Al ser el aborto un tema de salud y no moral, es de ámbito público por lo tanto, debe ser regulado o tratado por el Estado, que es la representación política de la sociedad. Lo religioso debe quedarse en el templo, libros sagrados y en opiniones, pero nunca que actúen como nefasto grupo de poder que impone normas y sanciones incluso a quienes no son creyentes.

Podemos seguir enumerando razones y motivos, pero lo importante es que debemos debatir, más allá de las diferencias y reconocer que el aborto es un tema que tiene que ser discutido, no escondido en una clínica privada o en un cuarto, sino que debe ser asumido como un tema social y de salud público. Lo demás es palabrería.