domingo, 25 de julio de 2010

Hospital Durand o el colapso de la salud de Urgencia

Por esos avatares de la salud, tuve que a acompañar a mi esposa a la atención de urgencia del Hospital Durand, el cual queda a unas cuadras de nuestra casa. Llegando a la sala de urgencias de dicho nosocomio, se pueden ver las falencias del sistema de salud local (el hospital depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires). Una atención bastante deshumanizada, tosca por momentos por funcionarios mas preocupados de sus acciones gremiales que de los pacientes. Para poder ser atendido en la guardia de urgencia del Durand, se debe esperar en una sala de espera donde viven personas sin hogar y gatos, de los que ronronean, no las que putean con Tinelli, unido al hecho de que el piso no es de los mas limpios, entre algodones de polvo y gotas de sangre se pueden ver en el suelo del lugar. La gente que llega a ser atendida es un resumen de la sociedad argentina contemporánea: inmigrantes bolivianos, argentinos empobrecidos por las crisis económicas y clase media sin cobertura médica, las cuales padecen por igual los mediocres servicios de salud, medícos bruscos, camillas sucias unido a áreas de atención bastante precarias, siendo estas las instalaciones del Hospital Durand que la Ciudad de Buenos Aires ofrece a sus vecinos a cambio de sus impuestos.

Lo que se puede ver acá, en resumen es el abandono de los sistemas de salud básicos y esenciales, junto con la renuncia del Estado en todos sus niveles en dar dignidad a algo esencial que es la atención de salud. No pasa por temas presupuestales ni por que modelo de sociedad buscamos, sino algo mas sencillo que es la humanización de cosas tan humanas y esenciales como es la salud. Un sistema  de salud decrépito, añejo y horrorosamente desprolijo como el observado en el Durand, refleja no sólo pobreza económica, sino algo peor, la desidia por sus habitantes por parte de su clase política, esperpentos mas preocupados de las camaras y de ser bufones mediáticos, que hacer el trabajo para que los eligieron.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!