lunes, 19 de julio de 2010

Vidente del amor


A veces, algunos buscan con soluciones poco ortodoxas y hasta mágicas llenar el vacio de la soledad y la consiguiente falta de amor. De esa desesperacion, algunos chantas consetudinarios han hecho de la aflicción amorosa un negocio suculento. Hechiceros, brujos, alquimistas y toda clase de prestigitadores de la emoción, hacen sus pesitos extras con conjuros, amarres y similares, haciendo creer la mayor de la veces, que pagando a un pseudo hechicero, la novia o novio perdido volverá a sus manos por arte de magia. Me imagino que alguno o algunos de estos chantas mágicos habrá tenido algún acierto, de ahi que abunden desde Tijuana hasta  Buenos Aires (de donde proviene esta foto) con singular exito. No quiero ni pensar los que pagaron algunos pesos por cambiar su suerte y no les fue bien en el intento, pero eso es otra historia

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!