lunes, 2 de agosto de 2010

Feinmann o ser sinceramente fachos en C5N sin ocultarlo

En las tardes invernales de Buenos Aires, una de las recreaciones mas bizarras y a la vez risibles por momentos, ha sido empezar a ver un programa de C5N, presentado por Eduardo Feinmann, un tipejo derechamente facho, que en su programa "El Diario" no esconde su derechismo a ultranza, a diferencia de los periodistas del brazo televisivo de Clarín,  TN, que a pesar de que es un canal que ronda el gorilismo, por momentos tiene baños de ser políticamente correcto.

En este programa Feinmann se desata, hasta se emociona el muy infame, atacando el matrimonio gay, a los Kirchner, Diego Maradona, Juan Sebastian Veron, Hugo Chavez, Evo Morales o también a gente como Luis Miguel (en el día de hoy), pero en general, este periodista se enyeguece con todo personaje que no sea de derecha. Celebra públicamente la muerte de delincuentes "que Dios me perdone, pero uno menos!", aprovecha su programa para crear una sensación de que Buenos Aires está bajo el poder de los flaites y que esto parece Irak por la acción pungeril. Es una vieja formula que ya conocía en Chile, la de generar miedo en la audiencia.  Megavisión y sobretodo Chilevisión, el canal que aún no vende Piñera, fueron pioneros en eso, en la de generar sensaciones paranoicas de la acción delincuencial en la televisión.

Pese a ser una formula mas vieja que la injusticia, a Feinmann y sus secuaces les funciona. Se saben provocadores y que recogen la opinión de un sector no despreciable de la sociedad argentina, los que se beneficiaron con Menem y que ahora quieren volver a tomar su parte del pastel argentino. Tal vez, en eso está el morbo de ver C5N, de ver como unos fachos sin remedio aprovechan la libertad de expresión, la que cuando están en el poder es lo primero que censuran.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!