viernes, 17 de diciembre de 2010

El baño de la casa, Ivan y la Villa 31

Por esas cosas de la vida, están reparando el baño de la casa ya que este filtraba agua como loco a los pisos de abajo. Por suerte el gasto no nos corresponde, sino que lo sufraga el consorcio administrador del edificio. Ayer, supuestamente llego el plomero, un tipo de San Luis (provincia del interior argentino) con aspecto, actitudes y ademanes propios de un chanta, junto con su ayudante, que con mi esposa creíamos boliviano, dado que era quien hacía todo el trabajo casi como esclavo, sin chistar, pendiente de cada capricho del plomero (ir a comprar una milanesa a donde el chino de la esquina, cosas así)  mientras que el otro se dedica a mandar y sacar la vuelta, pero no, no era proveniente de Bolivia el chico que hace el trabajo sucio, Ivan, es argentino de la provincia de Formosa, cerca de Paraguay.

Tal vez, el chico se lo banca -aguanta- todo ya que por que me contaba, gana unos 100 pesos al día (25 dólares diarios) y con eso zafa e incluso tiene ahorrados más de $2500 pesos en un tarro, me contaba casi con verguenza. Me decía también que hace 12 años que llegó de Formosa, primero a Barracas (sur de Capital Federal), San Telmo pagando una pieza en un hotel y ahora vive en Retiro, en la famosa Villa 31, la que se encuentra al lado de la Terminal de Omnibuses de Retiro, alquilando una habitación de 4 x 4 por unos 400 pesos argentinos (100 dólares). Me decía que se decidió vivir ahí, ya que en el hotel (hay que aclarar que esta clase de hoteles son conventillos encubiertos donde viven inmigrantes y gente que no puede pagar un alquiler) le habían subido a 700 pesos (175 dólares). Me preguntó cuanto pagaba de alquiler, le dije $1000 pesos (250 dólares) y me dijo, no es caro, ya que un momento llegó a pagar 700 pesos por un cuarto de mala muerte. Claro, acá hay que aclarar que como consecuencia de trabajar en negro (sin contrato, ni seguridad social) no puede ser sujeto de crédito, siéndole muy difícil  poder conseguir un aval, ya que en Buenos Aires se pide por lo general, ingresos comprobables, uno o dos avales con propiedad en Capital Federal, siendo muy complicado para los emigrados conseguir casa alquilada. Por eso, terminan pagando hasta 1000 pesos por un cuarto algunas familias y demuestra que la crisis de la vivienda existe y que ha llevado a algunos tomarse terrenos, como lo de Villa Soldati.

Luego le pregunté por la Villa 31 y me decía que por donde vive, es por donde se coloca la feria de los emigrados bolivianos que venden, frutas, verduras y artículos varios, enfrente de donde pasan los autobuses que entran y salen de la Terminal de buses. Me dice que esa zona es tranquila, que lo bravo en la Villa 31 es el sector conocido como el "Barrio Chino", un sector donde viven muchos peruanos, bolivianos, jujeños y salteños, una zona brava y que mejor es "portarse bien, ya que no se van a las piñas, solamente sacan la 9 y se acabó todo."

Tal vez, lo que me contó Ivan  es lo realmente Nacional y Popular,  una vida complicada,  explotada, dura, sin ayuda del Estado...no la manga de sandeces que repiten una serie de blogueros oficialistas que por el ciberespacio abundan por montones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!