martes, 20 de septiembre de 2011

¿El sueño de Sarmiento se transformó en el de los Wachiturros?





Me es inevitable el no escribir sobre el aparente fracaso del modelo social vigente en la Argentina, de ese que vislumbraron gente como Alberdi, pero sobre todo Sarmiento, quienes buscaban que este país fuera el positivismo y la modernidad hecha país. Pero es claro que algo falló en el camino, llámese populismo, relación centro periferia, subdesarrollo, marginalidad, corrupción, siempre habrá alguna piedra en el camino que impidió el sueño de ser una sucursal del progreso en América Latina y que seamos algo más cercano al sueño de los Wachiturros.

Aunque es una pregunta que se ha realizado hasta la saciedad la intelectualidad y la clase política Argentina, es un hecho que el fracaso evidente del modelo educativo, el cual era excelente para 1880, funcional para 1930 pero que ya daba pasos en falso en 1970 y que hoy en día es francamente inviable. De apelar a un conocimiento enciclopédico que tal vez era util para Diderot pero no para quienes con suerte llegan al mes con 1500 pesos, en el cual se llena a los niños de conocimientos poco prácticos, de habilidades inservibles en la vida adulta y de una revolución de expectativas que se estrella en la deserción escolar, la entrada en hordas a la Facultad y la posterior deserción de la misma. Es la educación para los pobres, que se resume en "llenemoslo de conocimientos que no tienen valor práctico" y da lo mismo "si los negros caen igual al paco". Reconozcamoslo de una vez, no es Sarmiento quien guía el modelo educativo, sino la desidia y la incapacidad de una clase media en incorporar a la cada vez más creciente marginalidad urbana, esa que goza viendo por tv a los Wachiturros bailando en Pasión de Sábado si es que no anda caminando sin rumbos en las Villas, estaciones del tren o boliches del conurbano como del interior del país.


Evidentemente, los Wachiturros son la respuesta a una sociedad que les dice "vení a pasarla bien...pero pará, sos negro y no podes", es una reacción empírica a un modelo de país que no funciona y que se puede ver en las villas, líneas de tren y en los cordones conurbanos, donde viven en una existencia paralela, esperando que algún liderazgo los rescate mágicamente, pero para desgracia de los Nacional y Populares, no será ni el nunca menos de Nestor, ni  mucho menos Cristina ni aunque apeles  al recuerdo del General, sino que habrá que reconocer la diversidad social de la Argentina y la necesidad de crear un pacto social que incluya las enseñanzas de Sarmiento como también el baile de los Wachiturros. Reconociendo esto último, podremos entender que la solución pasa por otro lado, no por el enciclopedismo o el mesianismo.

2 comentarios:

  1. Es un modelo mundial, no Argentino, las letras de los wachiturros son estúpidas pero no más que un Justin Bieber, el reguetón o Loco Mia allá en 1990 ¿Se acuerdan? Y los ejemplos se multiplican. Si te gusta más Justin Bieber porque es rubio es otra cosa. No es el modelo de educación sinó un sistema de hegemonía cultural inmediatista, consumista en extremo e idiotizante lo que produce esto.

    ResponderEliminar

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!