miércoles, 5 de octubre de 2011

Criminalizar la protesta y la lectura de la prensa argentina

Cada vez veo que al otro lado de la cordillera, es decir, en Chile las cosas están comenzando a tener un color de hormiga. Ahora al gobierno del centro derechista Sebastián Piñera, para poder enfrentar el creciente descontento de su gestión y la negativa a ceder las demandas estudiantiles, se le ocurre con un proyecto de ley, tratar de criminalizar la protesta social, Este proyecto, según el gobierno chileno, se justifica por la acción de grupos violentistas en las manifestaciones, pero en el fondo podría potencialmente usar para reprimir con penas de cárcel cualquier atisbo de protesta ciudadana.

Pero ¿cómo  ve la prensa argentina  los sucesos chilenos? Aparte de la fascinación por la figura de Camila Vallejo que comparten medios tan disímiles como lo son  Clarin y Página 12, los medios argentinos han tomado postura frente a los sucesos chilenos, dentro de lo que significa un país como Chile acá en Argentina. Chile es  un vecino  de relación complicada para la Argentina, dada la larga historia de resquemores y conflictos fronterizos existente entre ambos, y el cual, desde el gobierno de Carlos  Meném,  para ciertos sectores vinculados a la derecha económica, Chile y sus reformas neoliberales son el modelo a seguir y para los cercanos al oficialismo, es el modelo económico y social de país que es la antítesis del modelo nacional y popular propugnado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien busca su reelección el 23 de octubre próximo.

En el caso de los cercanos a la Presidenta Fernández, queda claro en las exposiciones de intelectuales  y medios cercanos al régimen, los cuales aprovechan premios y foros para cuestionar el modelo chileno de educación superior como el modelo económico, aunque esta sea con información algo añeja o inexacta, todo sirve para pegarle al neoliberalismo. Por otro lado, los medios opositores como Clarin y La Nación, se han limitado a mencionar el conflicto estudiantil y los problemas de Piñera, entre la extrañeza del cuestionamiento un modelo económico que se había convertido en paradigma para algunos conservadores y neoliberales argentinos.

Independiente de lo que suceda en la primavera chilena, los medios argentinos seguirán mirando las desventuras de Piñera y los prodigios de Camila Vallejo, dependiendo con el cristal con que se mire.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!