sábado, 1 de octubre de 2011

En política hay que cumplir las promesas

Uno de los principales pecados de la clase política en cualquier lugar del mundo, es prometer el oro y el moro para después hacerse el imbécil para no cumplirla. Lamentablemente en América Latina esto es un lugar común, profundizando el divorcio entre la clase política y la sociedad hastiada de las promesas vacías de estos profesionales de la mentira.

Un ejemplo actual de ello es Sebastián Piñera, presidente de Chile, quien en campaña prometió un sistema mixto de educación, la cual no sería con préstamos ni becas, sino que sería gratis y garantizada por el Estado, pero tras el conflicto estudiantil que le exigió el cumplimiento de su promesa de campaña se desdice de ella. Juzguen ustedes:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!