sábado, 17 de diciembre de 2011

Y ya se vienen las fiestas niñitos!



Ya por fin estamos terminando el 2011, el cual en lo personal fue un año pesado, con muchos momentos del carajo, pero como todo no puede durar 100 años, ya por fin está saliendo el sol y ya era hora que saliera.

Pero bueno, más allá del comentario, el hecho que a partir del 15 de diciembre  es indudable que la gente se vuelve loca con las compras de Navidad y Año Nuevo. A diferencia de Chile, donde la horda consumista comienza prácticamente el 1 de diciembre con multitudes asaltando los malls y persas junto con un implacable bombardeo mediático, en Argentina, exactamente en la ciudad de Buenos Aires, la gente vive más mustiamente el fenómeno consumista de la Navidad, ya que a diferencia de nosotros, los porteños piensan más que nada en las vacaciones de verano, las cuales comienzan para la mayoría en los primeros días de Enero, apenas terminan los festejos del Año Nuevo. Es en esta época cuando los habitantes de esta ciudad salen en hordas de Buenos Aires, básicamente a la playa en Mar de Plata, Villa Gesell, Pinamar, Costa Atlántica, Mendoza y Noroeste (Salta y Jujuy), además de Brasil y Uruguay. Pese a la inflación galopante y a las restricciones cambiarias, la gente va a salir igual, tal vez como placebo o simplemente por que enero es insoportable acá, con un calor que no baja de 27 grados cuando hace "frio" en la noche y puede llegar hasta 40°, así que aunque se tenga 2 pesos en el bolsillo, la gente se las arregla y sale igual.

Yo crecí con las fiestas de fin de año en Chile, con viejo pascuero incluido, colemono y pan de pascua y hartos regalos, pero después volvía a la vida de cualquier chileno en los 80 y 90, con pocas expectativas de salir a otros lados (vivía a 20 km de Viña del Mar, así que playa había, aunque llena de santiaguinos y mendocinos) salvo ir a la piscina municipal o la del Rotary, así hasta que llegara marzo y vuelta al colegio y a su pinochetista visión de las cosas. Ya cuando estudié en la Universidad, ahí me hice amigo de la mochila y salí a recorrer Chile y Sudamérica. Ahora cuando voy a Chile, veo que la gente está loca  por salir del país, claro esto incentivado por los noticiarios ya que con su afán de mostrar No-Noticias, sobretodo en 24 Horas, muestran notas malísimas y pagadas sobre destinos turísticos. Así por efectos del dolar barato y la creencia de ser los ricos del barrios, los chilenos se vuelven dementes por  ir a Buzios, Punta Cana, Cancún, Florianopolis o Camboriu, aunque paguen 5 años las cuotas. Me imagino que son cosas de nuevo rico, nada más.

Bueno, ya veremos como se viene el 2012.

Felices fiestas!

1 comentario:

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!