domingo, 4 de marzo de 2012

Asunción

Llegamos a Asunción, la capital del Paraguay. Tras cruzar la última hora en el microbus Rysa, las calles atestadas del conurbano asunceño, llenas de vehículos y gente esperando el transporte público, arribamos a la Terminal de Ómnibuses de Asunción, un lugar como todos en Paraguay, de ambiente poco amistoso y mustio, lleno de tiendas que vendían termos para el tereré (algunos con diseños pintorescos como una grotesta imitación del símbolo de Nike) y numerosas casas de cambio, abiertas todo el día. Al bajar el equipaje salimos a tomar un taxi. Nos habían dicho de todo sobre los taxis asunceños, que eran caros, que eran peligrosos, pero ni lo uno ni lo otro. Tomamos un taxi para el centro de Asunción, el cual era un viejo auto japones desvencijado, el cual era manejado por un señor de edad mediana. Al salir de la terminal, el taxi comenzó a dar una serie de vueltas, por barrios de casas y subir y bajar lomas, lo cual nos descolocó y pensamos...."ah este nos lleva a un descampado y nos deja en pelotas", pero luego nos dimos cuenta que era para evitar el tráfico de las principales vías, ya que era viernes y el tráfico se hace pesado.






Terminamos el sube y baja del taxista y llegamos al lugar donde teníamos reservado, la Pensión Da Silva, en la calle Eligio Ayala 843. Llegamos y una amable señora nos abrió la puerta. La Pensión Da Silva, es una casona que se quedó en el tiempo, con techos altos y buena ventilación, lo cual es algo deseable cuando se viaja en verano para Asunción, ya que la ciudad es un horno literalmente, amanece con 25 o 27 grados y el día fácilmente puede llegar a los 40 grados de térmica.

Pero por suerte, nos habían reservar una habitación con aire acondicionado, la cual estaba en una calle paralela a la Pensión Da Silva, en la Mariscal López. Llegamos a una casa vieja, pero refaccionada, en la cual se otorgaba pensión a brasileños que venían a hacer cursos de posgrado a Asunción. Allí nos habilitó la hija de la dueña, fanática de la farándula argentina,  la cual vivía en la casa y era quien atendía a la gente que se alojaba ahí.




Luego de acomodarnos, salimos a dar una vuelta al centro. Hay que tomar en cuenta, no se sí es por el verano o por el calor, el centro de Asunción prácticamente deja de vivir a las 18 o 19 horas. No espere gran vida nocturna ni mucho movimiento. Para que tengan una idea, estábamos a dos cuadras de la Plaza Uruguaya, punto céntrico de Asunción, lo cual uno esperaría ver algo más de vida. Nos dimos cuenta que no mucho veríamos, ya que la Plaza Uruguaya se encontraba (segunda quincena de enero) destruida por la sucesivas tomas que habían ocurrido en los últimos meses, la cual dejó a la Plaza Uruguaya sin pasto y oscura, vigilada por policías ubicados en un camión, durmiendo con sus escudos antimotines, lo cual daba para pensar.

Si se es turista y llega a Asunción, no encontrará muchos lugares abiertos, un supermercado que cierra a las 20 horas y un par de restaurantes, el Lido y uno de la cadena Ña Eustaquia, los cuales tienen precios estándares para el cono sur. Así que vayase haciéndose la idea de que Asunción no es la capital de la joda loca



Datos sobre Asunción:


Si quiere dormir en Asunción, es recomendable la Pensión Da Silva, no da desayuno, pero es un buen lugar para pernoctar, ya que se puede cocinar y tiene refrigerador para guardar comida, ademas de tener habitaciones privadas y mas importante aún, habitaciones con aire acondicionado. Tiene precios desde 100000 guaraníes (100 argentinos o 10000 pesos chilenos).

http://www.tripadvisor.com.ar/Hotel_Review-g294080-d2081225-Reviews-Pension_Da_Silva-Asuncion.html


Taxis: Del centro de la Asunción al Terminal de Ómnibuses o viceversa, son 20 minutos de viaje en auto, no pague más de 35,000 guaraníes, unos 35 pesos argentinos o 3500 pesos chilenos. Si le cobran mas es por que se lo están cagando o le vieron cara de gringo.

1 comentario:

  1. Bueno, es interesante tu comentario y sobre todo muy verdadero. Soy argentina y ya viajé tres veces a Asunción en menos de un año. El centro muere después de las 19hs literalmente, pero ahí no se termina todo. El centro se ha convertido en un lugar plenamente administrativo. Eso no quiere decir que no tenga noche, para eso te recomiendo Villa Morra, Paseo Carmelitas... etc hay muchos lugares nuevos, modernos y totalmente distintos al centro. Nunca deja de ser interesante visitar Asunción.

    ResponderEliminar

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!