lunes, 19 de marzo de 2012

Foz de Iguazú





Tras un fin de semana en Asunción, salimos con dirección para Foz de Iguazú, la ciudad brasileña de la triple frontera. Para ello, viajamos en un autobús de la empresa brasileña Pluma (70,000 guaraníes por persona, 70 pesos argentinos o 7000 pesos chilenos) a las 11.30 am. Este bus tenía como destino final Florianopolis, teniendo paradas en Ciudad del Este, Foz de Iguazú, Cascavel, Curitiba y Florianopolis y dentro de su variopinta lista de pasajeros iban paraguayos de las clases medias y acomodadas que iban de vacaciones, además de argentinos de Formosa, los cuales les sale mucho más económico viajar a la costa brasileña desde Asunción que desde territorio argentino.





Cuando llegamos al terminal de Asunción, pensamos aaah, bus brasileño, debe ser un bus moderno (razonamiento iluso pensando que más del 70% de los buses sudamericanos son carrocerías brasileñas), con aire acondicionado y te van a dar algo para el camino....pero nada de eso. Era un bus viejo, con los asientos malos ya de tanto uso que tenían, el baño, simplemente un asco y para que decir el aire acondicionado, casi no tenía, tiraba aire caliente, y lo peor, las ventanas ni se podían abrir. Y...claro...te daban algo, unos vasos sellados con agua mineral, los cuales se podían tomar en la heladera del autobús, así que decidimos hacer justicia revolucionaria, a tomar la mayor cantidad de vasos para compensar.




Después de seis horas de viaje desde Asunción, llegamos nuevamente al terminal de Ciudad del Este. Acá literalmente el autobús se llenó de pasajeros, más turistas paraguayos que iban a la playa. Luego pasamos a la aduana paraguaya para timbrar la salida del país, cruzar el Puente de la Amistad y pasar por la aduana brasileña. Tras 5 minutos de recorrido tras salir de la aduana, el autobús paró en el terminal de Pluma (que se encuentra enfrente del Cataratas JL Shopping) y ahí nos bajamos. Tras 10 minutos de taxi, llegamos al hotel que habíamos reservado, el Hotel Basso, uno de los mejores en Foz de Iguazú en términos precio/calidad. Ubicado en pleno centro, permite moverse a cualquier parte de la ciudad.






Luego de ducharnos y cambiarnos de ropa nos encontramos que en Foz, todo cierra a las 6 de la tarde.  Pese a que es un centro urbano importante, en proporción es 10 veces mas grande que Puerto Iguazú, Foz tiene un ritmo de vida vinculado al comercio con Ciudad del Este. Parte la vida muy temprano pero a la vez, cierra temprano. No espere encontrar algo como Río de Janeiro, pese a que es Brasil, el ritmo de vida es diferente. Si quiere comer, tiene dos opciones, ir a un restaurant o alguna pizzeria con precios el doble o triple que en Argentina, por ejemplo en los restaurantes de Foz de Iguazú abiertos después de las 18 o 19 horas se puede encontrar precios como el de una pizza grande por 40 o 50 reales, más de 100 pesos argentinos o 10,000 pesos chilenos, y platos de carne con ensalada al mismo precio. La segunda opción es comer en los puestos de sandwich (llamados acá lanchonetes) donde se puede comer desde 3 reales (7 pesos argentinos o 700 chilenos) un buena hamburguesa de carne (nada que ver con Mierdonalds) con su acompañamiento correspondiente.

Datos:

Dormir: existe una infinidad de alojamientos en Foz de Iguazú. Si busca relación precio calidad y ubicación, la mejor opción es el Hotel Basso, Rua Almirante Barroso 1305. Una doble costaba en enero 2012 70 reales y una triple 90 reales.




Comer: Durante el día no es problema, multitud de comida árabe, lanchonetes y restaurantes están abiertos, pero si sale después de las 6 o 7 de la tarde para comer, ya es un problema serio. Opción usada por nosotros, "Tio Gil", un puesto de comida, atendido las 24 horas por un simpático maestro sanguchero. Con precios desde los 2 reales, en la esquina de Avenida Brasil con Edmundo de Barros frente al sitio de taxis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!