miércoles, 21 de marzo de 2012

Malvinas


Malvinas



Por estos días de marzo, resuenan los recuerdos sobre los 30 años de la Guerra de Malvinas  en los medios, tanto oficialistas como opositores. Malvinas Argentinas, es un slogan que aparece hasta en los recitales de música. Independientemente de que sea un legítimo reclamo de soberanía argentina sobre las islas, el hecho de que el tema Malvinas Argentinas es usado con otros fines. Por un lado, el gobierno de Cristina Fernández, tras un forzado frenazo financiero que terminó con la fiesta de los LCD en cincuenta cuotas y ensombrecido por los muertos de Once, ha desplegado todas sus fuerzas con el fin de que la reivindicación por Malvinas sea respaldada por todos sus vecinos sudamericanos, en un claro ejercicio de utilizacíón de un tema nacional en tiempos de crisis. Es evidente la movida, ya que es más fácil aunar a los 40 millones de argentinos en poder reivindicar la soberanía Argentina en Malvinas que enfrentar odiosos problemas domésticos como la inflación, el desastre en los sistemas de trenes y la sensación de inseguridad (que cada vez tiene menos característica de sensación) entre otros problemas menos glamorosos que la recuperación de las islas. Mientras que la oposición mediática al Gobierno, Clarín y La Nación, abre las heridas de la guerra tanto para vender más diarios como para crear un seudo clima belicista, informando de cada nimiedad que hagan los británicos, hasta el hartazgo. Otro factor del nacionalismo esgrimido por la Casa Rosada, es la aparición de reservas dignas de mención en las cercanías de las islas, lo cual ha despertado el apetito de un gobierno como el argentino que no tendrá el suficiente petroleo a mediano plazo para poder mover los millones de autos y motos que se han vendido ¿O ustedes creen que lo de YPF es mera casualidad?


Por otro lado, y antes de que me acusen de cipayo o agente británico, es mas que sabido que el Reino Unido no pretende negociar, argumentando la autodeterminación de los habitantes de las islas, dando de facto un punto final a cualquier tipo de negociación. Gobierne Tony Blair o Cameron, esta postura es casi una ley sagrada para el 10 de Downing Street. Además, el gobierno británico tampoco no ayuda mucho con posibilidad de diálogo, al mantener (pese a los recortes financieros) una guarnición importante en Mount Pleasant,  aparte de mandar uno de sus barcos más modernos (además de coquetear con mandar un submarino nuclear) junto con enviar de paseo a uno de los mediáticos nietos de la Reina Isabel, Guillermo (William) a jugar al piloto de helicópteros en los cielos de Malvinas.

Es más que evidente que el slogan Malvinas Argentinas irá in crescendo hasta llegar el 2 de abril, aniversario de la recuperación argentina de las islas, pero el día 3, los que vivimos en Argentina nos encontraremos que nada cambió y todo sigue igual....eso será lo peor.





1 comentario:

  1. Patricio
    Creo que en el fondo, los argentinos pensantes (aunque sea un poco) opinamos como vos. Sin embargo atención, porque algo deberá hacer nuestra nación para recuperar las islas. No por patrioterismo, sino porque en ello va gran parte del futuro nacional, al que le robaron no solo un enorme portaaviones anclado en el Atlantico, sino los valiosos recursos del subsuelo y los peces de su plataforma. No creo en una recuperación por la diplomacia, en eso los british son maestros. Las proximas generaciones, no se cual, tendrán que rearmarse para disuadir y estar dispuestas a lo que venga. Hoy las FFAA estan desmanteladas y no tenemos ni municion para un mes. La guerra es la prolongacion natural de la diplomacia y siempre ha sido así, desde la civilizacion sumeria. Lamento que estemos en este brete. Saludos

    ResponderEliminar

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!