jueves, 16 de agosto de 2012

Plagio di plagio

Hay días que la inspiración para escribir es similar a la originalidad que existe en la Televisión, es decir, nula. Si pensamos que la mayoría de las cosas que circulan por la red, y sobretodo en lengua española, son muchas veces copias de formatos  e ideas ya probadas con éxito o fracaso en el mal llamado primer mundo, estamos en condición de decir que buena parte de lo que circula en Internet se parece mucho a la idea del "plagio di plagio". Si tienen buena memoria, esa frase, plagio di plagio, aparece en un capítulo de los Simpsons, en el que van a Italia, desenmascarando a Bob Patiño, quien es alcalde en un pueblo italiano. Allí llegan los policías, y sacan un diccionario de grandes delincuentes americanos,  apareciendo una imagen de Peter Griffin, de Padre de Familia, que es marcado como plagiarissimo y el protagonista de American Dad, Staniel "Stan" Smith con el epígrafe de "plagio di plagio"


Mas allá de esta alusión a una de mis capítulos favoritos de los Simpsons, sin duda, unas 3/4 partes de lo que vemos en Internet o en Televisión hoy en día en América Latina, son simplemente copias de formatos estadounidenses o británicos, siendo esto la versión moderna (bastante decadente) de la caída del Ángel en Walter Benjamín, del destierro y muerte de la originalidad,   pasando sin traumas a la copia descarada para que sea consumida por las masas que buscan productos estandarizados que van a la segura, sin mayor originalidad ni proceso de creación. Muchas veces, estos verdaderos productos que pueden ser catalogados de plagio di plagio, salen al aire con ligeros retoques, ya que ni siquiera se dan el trabajo de hacer cambios, con tal de vender y tener audiencia, se destierra lo diferente, lo alternativo, lo original, tanto de la red como de la televisión, siendo simplemente una verdadera industria del plagio di plagio.  Tal vez, un ejemplo latinoamericano de este proceso de plagio di plagio, son los subproductos salidos del Diario de Bridget Jones, la cual es una película británica del 2001. Aclaro que no me refiero a los artículos del Independent que son la fuente de las desventuras de la gordita Bridget Jones,  sino que a los productos en imagen, ya que pocos leemos inglés al sur del río Grande, más allá de algunos cipayos.  La película de Bridget Jones  la cual tuvo dos versiones latinoamericanas, la argentina Ciega a Citas (2010), inspirado en el Bestiario de Carolina Aguirre, claramente un plagio di plagio del Diario de Bridget Jones, versión libro, con una protagonista gordita comehombres pero en busca del amor, y la chilena Soltera Otra Vez (2012), que sigue la misma línea, la mujer que está desesperada por estar sola.  Como pueden ver, la idea del  plagio di plagio está en todos lados ¿Que nos queda? ¿A apagar la televisión? ¿a refugiarse en Internet? Ya veremos

4 comentarios:

  1. Lo de Bridget Jones es peor aún: plagio di plagio di plagio. Era una columna (ahí hay otro plagio local= Revista Ya) en The Independent que luego fue recopilada en DOS libros. Estos libros son los que pasaron al cine con Renee Zellweger como la susodicha y con la obvia pérdida de gracia, cinismo y crítica que tenían las columnas. De ahí, Carolina Aguirre (la misma del blog de Bestiaria) sacó un librito que dio lugar a la argentina Ciega a Citas, de la cual sobrevino doña Paz Bascuñán y la versión local. Más fotocopiado que apunte de universidad!!!!
    Att. Ratasantiaguina

    ResponderEliminar
  2. Y olvidaba otro detallito. Bridget Jones es un plagio a...Orgullo y Prejuicio de Jane Austen...o sea...
    Att.
    Rata Santiaguina

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los datos, o sea, plagio di plagio a full.

      Eliminar

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!