martes, 18 de septiembre de 2012

¿Que se puede hacer salvo ver películas? Coca Sarli, mujeres y sexplotation

Coca Sarli, paradigma del sexplotation latinoamericano




El cine puede ser un excelente reflejo de las valores sociales intrínsecos  en una sociedad, como en el caso de las relaciones entre hombres y mujeres y como estas han cambiado además de transformarse el ideal de mujer deseada por los hombres.

En el caso de las películas de Coca Sarli, la mujer solamente tiene un mero papel decorativo, ya que es la pieza deseada por los hombres, ya que si se es un buen observador, se dará cuenta que por lo general en las películas de Coca Sarli dirigidas por Armando Bo, ella es prácticamente la única mujer que genera algo en los hombres, las otras son meros adornos decorativos y nunca existen otras mujeres que le disputen el cetro de reina del vodevil, de la calentura o de la pasión.   Obviamente, esta idea de sexplotation que rodeaba el cine de los años sesenta y setenta tanto en Argentina como en América Latina (pensemos en el cine mexicano de los años setenta, el de las teiboleras y albañiles), fue cambiando a través del tiempo, hacia un rol de creciente igualdad y empoderamiento de derechos, pese a que en la vida real y cotidiana, más allá de discursos feministas y de género, sólo se ha logrado lentamente y sin que no haya violencia hacia las mujeres, ya que también la violencia denota un afán de resistencia del macho en perder su rol.

Pero el cambio mas visible para el común y corriente, al menos quien ha visto películas latinoamericanas, es el cambio de ideal estético en la mujer. De pasar de tipas pulposas como la Coca Sarli, se ha pasado a jóvenes con cuerpo de lolita, casi infantiles, huesudas, prácticamente desnutridas. Haciendo una metáfora de los últimos cuarenta años de la Historia en América Latina, se ha pasado de la abundancia (Coca Sarli) a la escasez, reflejada tal vez paradigmáticamente en la puta de ocasión que hace Antonella Costa en un filme de 2003, "Hoy y Mañana", un film que denota las huellas de la crisis Argentina del 2001 en la mujer de clase media, que hace cualquier cosa para mantener un estilo de vida escapista y fatuo, puteando para sobrevivir, a diferencia de la Coca Sarli de "Fiebre" o "La Mujer de Mi Padre" donde putea por placer y hacerse sentir deseada por los hombres. Pero en ambos casos, consciente e inconscientemente, la mujer sigue siendo un objeto de placer de otros, quedando en un plano secundario en relación al hombre. Tal vez, la forma de encarar cambió, pero el sustrato sigue igual

A ver que nos lleva esta década en el cine y la mujer, aunque honestamente, no soy tan optimista (sobretodo si pensamos en los gatos y demás esperpentos de la farándula que ayudan a que se pueda mantener la idea del  sexplotation sea tan rentable como hace 20 o 30 años atrás, más allá de discursos feministas o políticamente correctos que pululan, los cuales no dejan de ser eso, sólo discursos


Afiche de "Hoy y Mañana"


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!