sábado, 27 de octubre de 2012

Caballo de Guerra



Caballo de Guerra



Hace algún tiempo vi Caballo de Guerra, la última película dirigida por Steven Spielberg, la cual trata sobre las peripecias de un caballo durante la Primera Guerra Mundial. Cómo buena película de Spielberg, Caballo de Guerra dura más de dos horas y pese a ello, es una película que no aburre, por el hecho de que se decidió realizar un relato de película clásica, pero manteniendo ciertas constantes del cine de Steven Spielberg. Caballo de Guerra parte con una familia de inquilinos (campesinos que arriendan tierras)  de Devon, Inglaterra, quienes invierten en un bello caballo pero a la vez, trabajador, pero con su esfuerzo no alcanza. Cuando la familia de campesinos están al borde de la quiebra, comienza la primera guerra mundial. El padre de familia (un borrachín traumado veterano de la Guerra de los Boers) decide vender el caballo al ejército, para ser usado por un aristocrático oficial británico, que muere en batalla, quedando el caballo en manos de los alemanes, pero con la particularidad de pasar en varias manos hasta el fin de la guerra.

Tampoco se trata de ser spoiler con respecto a Caballo de Guerra, pero podemos decir algunas cosas sobre la película

- Lucha de clases: Cómo toda película ambientada en la Inglaterra previa a la Primera Guerra Mundial, siempre se muestran y resaltan las diferencias de clase, en este caso, entre los dueños de las tierras y la familia de inquilinos que arrienda los terrenos del señor y señorito. Durante la primera media hora, esta contradicción entre ricos y pobres es el centro del filme.

- Alemanes malos hasta la médula. Aquí, Spielberg apuesta a la clásica dicotomía de las películas de matinee de los años 40 y 50, la cual es mostrar a los alemanes como unos seres carentes de sentimientos. Salvo dos o tres germanos en toda la película, la mayoría son seres fríos, y carentes de bondad, muy similares a los  nazis que aparecen en otros filmes de Spielberg como la Lista de Schlinder o las películas de Indiana Jones

- Franceses: pese a que más de la mitad de la película sucede en Francia, apenas aparecen en el filme. Salvo una historia en el medio del filme, los franceses son unos verdaderos ausentes.

- Ingleses estirados: Un estereotipo clásico en cualquier película dirigida por un no británico, en este caso Caballo de Guerra dirigida por Spielberg, es mostrar a los ingleses como unos flemáticos que sólo saben tomar el té y pronunciar de manera diferente a los yankis. Pero en este caso, son presentados ademas como la antítesis de los alemanes, ya que estos tienen sentimientos nobles, es decir, tienen la cuota de compasión y humanidad que carecen los germanos.

Pese a estos ripios, Caballo de Guerra es un filme entretenido, que remite a las películas clásicas de los años 40 y 50, tan propias del cine de Hollywood y que es tan extrañado por los mayores de 40....



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!