viernes, 28 de diciembre de 2012

Lucro y universidades: al final tenía razón

Ya es hora de hablar seriamente sobre el lucro en la educación (fuente: mt.educarchile.cl)




Durante un tiempo  postee sobre lucro y universidades, pero no sólo eso, también escribí varias veces sobre el movimiento estudiantil, y por ende,  lo que pensaba sobre el modelo educativo chileno,  sobretodo el universitario, del cual soy uno de sus productos (además de ser uno de sus deudores en rebeldía). Siempre me hacía ruido el hecho que había que endeudarse hasta el infinito y más allá, para tener una pretendida esperanza de lograr el sueño del pibe (versión chilean way): ser profesional y ganar mucho dinero para gastar en el mall. Bueno, logré ser profesional, pero no me llené de dinero, sino que todo lo contrario. Pero más allá de mis tribulaciones, el hecho que un modelo de universidades basado en el lucro, en desmedro de la calidad académica, iba a hacer agua en cualquier momento.

Y ocurrió así nomás, tras el escándalo de la compra de acreditaciones por varias universidades privadas, se acumuló una inmensa bola de nieve que terminó con el cierre de la Universidad del Mar , una de esas instituciones privadas  paradigmas de la educación basada en el lucro que tuvo que cerrar por su cuestionable calidad académica, dejando a un montón de jóvenes y titulados en el aire, puesto que la calidad de su formación quedó en duda. Esto pudo haberse evitado, si en los 90 y en los primeros 10 años de este siglo, la Concertación se la hubiese jugado en depurar el modelo educativo y haberlo hecho mixto, es decir, quien entrara a iniversidades privadas pagaran y arancel diferenciado o gratuidad a los estudiantes de Universidades del Estado y Tradicionales, pero no, optaron por el fondo solidario y los "créditos corfo" o bancarios, generando una nueva oleada de endeudados. Había que ser muy inocentes para creer que un gobierno de derecha  neoliberal iba a aceptar el cambio si la Concertación no lo quiso (o pudo hacer)

Pero en el corto plazo, no creo que cambie mucho el panorama, incluso si la Concertación retoma el poder en el 2013, simplemente por que muchos tienen intereses en las universidades, por ende, han sido beneficiarios del lucro en la educación superior. Al igual que con el sospecho boom inmobiliario (similar a la burbuja inmobiliaria española previa a la actual crisis), habrá que esperar que el modelo se desplome para que pueda haber cambios radicales en el modelo de universidades que existe hoy en Chile. No soy optimista, lo asumo, pero al menos, al final tenía razón: este modelo no da para más.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!