viernes, 25 de enero de 2013

Coca Sarli icono pop

Coca Sarli, icono pop


Durante un buen tiempo en este blog hemos hablado y criticado de manera irreverente (por momentos) de algunas piezas de la cinematografía de Coca Sarli, la cual si tuviéramos que definiría para alguien que no vio sus películas, seria  una especie de género erótico-naif. Claramente Armando Bo mostraba a una erotizante Coca Sarli, pero que a la vez, no mostraba muchas luces de inteligencia, casi dejándola como un  pedazo de carne, un objeto del deseo masculino. Pese a estos reparos que hoy tendrían organismos feministas y ministerios de la mujer por el claramente denigrante rol de pedazo de carne que se le otorgaba a la esposa de Armando Bo, esto no ha impedido que Coca Sarli se haya convertido en un Icono pop, tan así que en su momento el gobierno de Cristina Fernández, aprovechando su condición de musa de la cultura de masas argentina, le otorgó el cargo de Embajadora de la Cultura Popular.

¿Pero por que son tan populares las películas de Coca Sarli? Francamente, muchas películas son infumables, pero esta falta de talento de  Armando Bo, se compensaba por las gloriosas tetas de Coca Sarli, primero en blanco y negro y luego en Technicolor. En un país como Argentina donde hasta los 80 los tijeretazos de la censura hicieron mella en cuanta película que quisiera mostrar dos tetas al aire (pensemos solamente en el Ultimo Tango en París donde todos los que querían verla tenían que cruzar a Montevideo), ver dos tetas como las de la Sarli, la convirtió prácticamente en un objeto del deseo popular por décadas.

Tal es así que es entendible que cada cierto tiempo por los canales de la Televisión Pública Argentina (TV Publica e INCAA TV) se repitan filmes como Fuego, Fiebre o Carne, las que a pesar de que son emitidas a altas horas de la madrugada, tienen una no despreciable sintonía. Sin duda, hablar de Coca Sarli, es hablar de un ícono pop, el cual es como la imagen del deseo para millones de argentinos, la cual contrasta con los estándares de belleza actuales (descontando a los gatos siliconados como las Xipolitakis, Andrea Rincón y similares) que se pueden ver en cursis revistas como la Oh LaLa! las cuales son verdaderos fideos con peluca o  desnutridas salidas de campo de concentración...ver el esplendor de las tetas de la Coca Sarli versus a desnutridas como Calu Rivero, es ver el antes y después de la Argentina, en un sentido metafórico, de pasar del país de la abundancia al país que no tiene ni para raspar la olla. Y queramos o no, las tetas de Coca Sarli  son una clásica metáfora de que el tiempo pasado fue mejor.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!