sábado, 24 de agosto de 2013

Saber perder

Saber perder
Hace tiempo que no hacía un posteo reflexivo y creo que este es el momento. Tras las elecciones primarias argentinas ha surgido un fenómeno que me llama la atención y es el síndrome del no saber perder. Golpearse con las urnas es siempre es duro, más aún cuando se vive con una ilusión de ser y representar las mayorías y quien lo escribe lo sabe más que bien, ya que muchas veces, cuando era estudiante o como ciudadano privado ha apoyado causas perdidas pero no por eso voy a negar la realidad y plantarme con un necio y obstinado discurso de "no perdimos nosotros, se equivocaron ellos". 

Los que plantean dicha disyuntuva o nunca participaron en instancias democráticas de manera o simplemente han construido un castillo de marfil que les impide reconocer cuando las cosas no están bien. Saber perder es parte básica de cualquier convivencia democrática, aceptar sus resultados es la base de cualquier institucionalidad no autoritaria y que se base en la voluntad popular. El saber perder tiene que ver con el ver más allá que algunos aferrados a una visión del mundo donde se niega al otro, al sujeto que emite su voto. Escuchar al votante y su mensaje es casi una obligación de quienes se dedican a la política, sino, estamos dando un serio paso al autismo político, el cual es el mayor mal de cualquier democracia. 

 Es por ello que hay que aprender a entender el mensaje de las urnas y el saber perder es parte de ese aprendizaje y los/las que no lo entiendan tienen un gran déficit de cultura democrática que deben remediar si pretenden mantenerse en el poder. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!