lunes, 20 de enero de 2014

Río Surreal o los verdaderos precios cuidados

Hace unos meses estuvimos en Río de Janeiro, aprovechando un finde largo y una de las cosas que nos sorprendieron fueron los elevados precios en restoranes, atracciones y buena parte de los servicios en general en la Cidade Maravilhosa. Pensamos que "por venir desde Argentina donde el valor del peso va en caída libre nuestra capacidad de consumo es limitada", lo cual es cierto, pero también  lo cual se unía al hecho de que Río iba a ser una de las sedes del Mundial  Brasil 2014 y ciudad olímpica el 2016. Pero evidentemente esta suerte suba de precios no sólo afecta a los turistas sino a quienes viven en Río de Janeiro. Este malestar por los precios desmesurados en Río de Janeiro se plasmó en un página de Facebook, "Río Surreal", donde se denuncian precios increíbles para una ciudad y un país como Brasil donde millones quedan fuera del mercado, mirando como gatos a la carnicería. pese al enorme crecimiento de los últimos años.

Esta iniciativa ciudadana de denunciar (escrachar, funar) en redes sociales a quienes colocan precios exorbitantes en una ciudad donde muchos ni siquiera ganan R$ 500 ( 208 dólares) al mes, es la única manera de denunciar efectivamente a comerciantes inescrupulosos, ya que las instituciones que deben proteger a la ciudadanía de los abusos generalmente son burocracias ineptas y que juegan siempre a favor de la gran empresa. Por ello, cuando pienso en la realidad donde me muevo cotidianamente, que es en la ciudad de Buenos Aires y veo iniciativas como "precios cuidados", donde el Estado avala las subas de las últimas semanas con productos muchas veces inexistentes, me hace pensar seriamente de que llegó el momento de que nosotros, los ciudadanos, somos los únicos que podremos hacer algo contra la inflación. No se puede depender de un Estado ausente, ineficiente e ineficaz (los cortes de luz el mejor ejemplo) sino que desde la ciudadanía, la sociedad, es decir los hijos de vecino, se debe de tratar de cuidar los precios y no depender de un aparato estatal lento y poco atento al escenario social. También es la única forma de defendernos frente a los abusos de los gigantes del retail como de algunos bolicheros inescrupulosos que colocan precios exorbitantes más allá de cualquier lógica de acumulación de ganancias

En otras palabras ¿quieres defenderte de los precios basados en la usura? Denunciarlos y escracharlos en redes sociales a quienes quieran abusar y especular con la espiral inflacionaria. De ustedes y nosotros depende, de nadie mas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!