miércoles, 21 de mayo de 2014

Toma de posición (actualizado)


Nací en la época del billete de 500 E°
Cualquiera que se ha dado el trabajo en estos años de leer este blog, sabe para donde va ideológicamente, pero creo que ha llegado el momento de tomar posición para que cualquier lector no se lleve ninguna sorpresa ni recibir puteadas gratuitamente. Es por ello que aterrizaré los puntos para que no haya ningún mambo o sorpresa sobre algunos temas que han aparecido una que otra vez escritos acá.



Desilusionado de la clase política: Nací, crecí y viví en Chile más de 28 años,  1 año en la Unidad Popular, 17 en dictadura y el resto en los gobiernos de la Concertación (ahora Nueva Mayoría). Es muy cierto que por años tuve una postura genuflexa y pusilanime,  la que es propia de provinciano weon que tenía miedo a los cambios, pero en el momento que dejé Villa Alemana en los 90, comencé a ver un mundo más allá de las cortapisas de la sociedad provinciana y miedosa en la que estaba sumergido. Fue en ese momento que me di cuenta que  la vida política chilena era meramente un juego de élites (como siempre lo ha sido, cosa de ver someramente la Historia de Chile) que se daban y dan  vuelta en si mismas, manejando una agenda de cambios mínima para primero no asustar a la bota militar (en los 90 aún bajo la sombra de Pinochet) y ahora a los empresarios, los que son hoy en día, el verdadero poder fáctico detrás del modelo económico y social actual, quedando claro que esto no iba a cambiar en el corto plazo.

Por una serie de motivos académicos y personales, en 1999 me fui del país, primero a México y desde hace algún tiempo resido en la Argentina. Pasan los años y veo que Chile (he viajado muchas veces y no he perdido el contacto con lo que sucede allá) progresan sobretodo las grandes empresas, pero la clase política y un % no despreciable de su electorado tiene miedo de desmontar el modelo creado en la dictadura, apostando a un cambio reformista tibio y que sólo genera reacomodos, pese a las demandas de millones de hacer cambios radicales en educación y salud, respeto a las minorías (étnicas y sexuales) junto con la necesidad de transformar la estructura económica que hace que la distancia entre los que ganan 200,000 CLP (menos de 300 dólares) y los que ganan millones sea cada vez más amplia. Pese a que Chile ha logrado progresos económicos notables, estos han sido claramente visibles para un sector muy pequeño de la sociedad y que dejan en una indignante marginación a muchos que siguen esperando el chorreo prometido por el libre mercado.

Rol del Mercado: Para más info ver posteo  sobre "Manual Anticolusión"


Aborto: Si, estoy a favor de el, creo que es una decisión de la mujer o de la pareja y que el estado y ningún credo religioso puede meterse en la cama de nadie. No basta con una descriminalización parcial del aborto como se pretende  hoy en día en Chile  (las famosas 3 causales) o como existe malamente hoy en día en la Argentina, sino que se debe reglamentar seriamente, tal como lo ha hecho Uruguay y el DF mexicano.

Matrimonio Igualitario: Estoy de acuerdo que haya una institución matrimonial si es que se desea institucionalizar,  es decir, cada uno debe de estar con  quien desee, más allá de su opción sexual. Un acuerdo de vida en pareja como el actualmente vigente, es sólo un pasito que no quiere asustar a la Sra. Rosita y al Clero católico que sigue marcando los pasos de la vida política chilena en estos puntos.


Educación: Como alguien que padeció los engendros del Fondo Solidario y Crédito Universitario, la propuesta de "reforma educacional",  no queda claro el fin del lucro y la responsabilidad del Estado en el proceso...es dejarlo tercerizado y si así fuera, la reforma queda como una sábana corta, larga por un lado y corta por el otro....¿y la reestatización de la educación media y básica en manos de las municipalidades? al parecer hasta la fecha bien gracias. No quiero ni pensar como va a ser la reforma en la educación superior, la cual será otro engendro sin ton ni son sobretodo con la idea de cobrar un impuesto a los titulados. Por lo visto hasta ahora (mayo de 2016) la malamente llamada "reforma educacional" es la tesis de la sábana corta y la sábana larga en su máxima expresión.

Rol del Estado:  No basta con que sea un ente regulador del mercado como lo es ahora, sino que debe ser un actor en la vida del ciudadano (salud, educación, protección social) y no deje de dejar NUNCA que sus labores sean tercerizadas por ongs, fundaciones y "empresarios con conciencia social", ya que eso deja a muchos fuera, tal como es hasta ahora, dependiendo de la buena onda del empresario de turno. No me opongo a que exista gente como Farkas, pero eso sí, que Farkas no sea quien demuestre en tanto en tanto lo tan en pelotas que están los chilenos en la vida cotidiana con un Estado Ausente.

Podríamos seguir todo el día enumerando puntos y aclaraciones, pero quiero dejar claro que no compraré a esta altura del partido posturas tibias, tal como escribía en un posteo del 2011. Ahora la pelota - por desgracia- la tiene la también corrupta Nueva Mayoria (aunque sólo es el 25% del electorado), la que debe ser capaz de hacer cambios que hagan a Chile un país para todos y no sólo para los que aparecen en las páginas de LUN  o en las revistas de papel couché y reciben los beneficios de ser parte del establishment. Aunque ahora he vuelto de Chile una vez mas, y muy a mi pesar, pese a que muchos desean que la cosa cambie, tienen miedo, miedo de perder el empleo, de enfermarse, de endeudarse hasta el infinito y más allá en carreras en universidades privadas y estatales mulas,que ofrecen títulos sin mayor valor , como por ejemplo ingeniería en ejecución  en turismo ¿que xuxa es eso?- y forman  profesionales casi analfabetos con una cero comprensión de lectura, es decir, de caer en el borde de un sistema que exige mucho sobretodo en lo económico pero que entrega poco y nada, mucho menos dignidad y valor por la vida.

Más pronto que tarde, mi país natal enfrentará la disyuntiva de quedar marcando el paso o dejar este abyecto modelo neoliberal, pero por lo menos, yo ya realicé mi toma de posición.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!