viernes, 30 de enero de 2015

Costumbres del barrio: El sorteo de la carniceria

El sorteo de la carnicería
La vida en Buenos Aires siempre ha pasado por el barrio: clubes de fútbol, iglesias (sinagogas en el caso de Villa Crespo, Flores y Once), parques, escuelas y bares/cafés son lo que le dan una identidad propia a estas microciudades en que se divide la gran urbe. Pero más allá de la explicación sociológica, hay algunas tradiciones o costumbres del barrio que siguen dándole un toque hasta pueblerino a la vida cotidiana.  Una de ellas es la del sorteo de la carnicería. Hace menos de 4 meses se instaló en el barrio una nueva carnicería, "San Cayetano", atendida por unos paraguayos que tienen la gran ventaja de vender con las 3 b (bueno, bonito y barato), algo más que necesario en estos tiempos inflacionarios (otra costumbre argentina). A los tipos les ha ido bien y como una forma de agradecer a la clientela (y de hacerse conocidos, sin duda) han hecho un par de concursos donde se sortean dos matambres (malaya en Chile) y  un asado para 10 personas, para la galería asistente al sorteo. ¿Cómo se participaba? Muy fácil, por cada compra, se le da al cliente un cupón numerado con el que se puede participar.

Al  primer sorteo que fue un sábado no fui, por que andaba en el microcentro revisando librerías o andaba en el shopping callejero de Parque Centenario, pero el segundo sorteo si fuimos, dado que  mi mujer  quería que viera  en vivo una costumbre que le recordaba su niñez en Villa Santa Rita y Floresta, para que la  observara de forma antropológica. Así que el domingo pasado, desayunamos y fuimos al mediodía a ver que onda el sorteo. Lo primero que me sorprendió era el hecho de que había una gran cantidad de gente rodeando la carnicería, incluso algunos en la calle. Eso sí, el público asistente era principalmente conformado por mujeres, lo cual me sorprendió dado que la carne (al menos en Argentina) siempre ha sido una cosa de hombres, pero al parecer por estos pagos los hombres hablan y las mujeres cocinan.....

Muchos como quien escribe iban por curiosidad pero otros, sin duda, iban por el palpitazo de que iban a por lo menos salvar con carne gratis el asado del domingo o la semana con los matambres...pero la espera duró poco, dado que el sorteo fue rápido y expedito. En menos de 5 minutos, se habían sorteado los dos matambres y el asado, terminando de manera repentina con el sorteo. Esto significó la estampida de las cerca de 50 a 60 personas que rodeaban la carnicería, pero eso sí, en un ambiente tranquilo y hasta de jolgorio.

Sin duda, costumbres del barrio como el sorteo de la carnicería, no sólo son una pintoresca costumbre, es tanto una manera de hacer publicidad como también una ventanita a la otra pasión argentina...la de jugar y tentar a la suerte, eso sí, sin tener que arriesgar dinero como en la timba (juego)....pero a menos que seas vegano, a nadie le viene mal un asado o un matambre gratis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!