miércoles, 15 de abril de 2015

Un resfrío (reflexiones)

Un resfrío me tiene en casa prácticamente en la lona. Tengo un sinfin de cosas que hacer pero tengo la cabeza en cualquier lado, como nunca y como siempre. El preparar clases, hacer lecturas y toda clase de divagaciones varias  han quedado postergadas gracias a los infinitas toses y fluidos variopintos  producto del resfrío que me obligan a hacer pausas variadas en el día.

Una publicidad antigua de una conocida gaseosa diría "la pausa que refresca", pero no es el caso, ya que esta pausa es como entrar en un limbo de puntos suspensivos que posterga todo. No hay muchas ganas de leer ni redactar ni mucho menos pensar sobre la posmodernidad latinoamericana para dummies sino que ando más cercano en imaginar que haría Homero Simpson en una situación así, aunque estoy más cerca de estar como Homero  cuando piensa algo y se le aparece la imagen mental del monito con los platillos, aunque ahora recuerdo que vendrá en un rato más el hinchapelotas del tipo que me alquila a cobrarme cual señor Barriga tercermundista, que llega en moto y se cree el Capitan Centella pero más parece un melón con flequillo -los lectores chilenos entenderán-, así que tomo un poco de aire y tecleo algo mientras llega este tipo.

Ojalá le pegue el resfrío, pienso...algo que se lleve además del dinero que agarra cada mes por el depto donde vivimos. Pero bueno, el tipo no ha sido tan miserable dentro de todo. Bueno, esperemos que venga a cobrar el señor Barriga motorizado y pueda seguir divagando con toda impunidad, mientras el resfrío otoñal hace de las suyas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!