sábado, 8 de agosto de 2015

El Mamo ha muerto pero su herencia sigue viva

Manuel Contreras, alias Mamo (fuente: www.rcinet.ca)
El Mamo ha muerto. Anoche me enteraba vía las redes sociales que quien ocupaba el papel de Himmler en el régimen de Pinochet,  es decir, el jefe de la policía secreta en la primera etapa de la dictadura, el General Manuel Contreras, alias Mamo, falleció en el Hospital Militar de Santiago a los 86 años. Algunos pocos salieron a celebrar pese a la lluvia, descorchando champan,  mientras que las viudas de la dictadura (los menos, por suerte, aunque en los Foros de Emol.com no lo pareciera) lo lloraba mientras que la gran mayoría del país (sobretodo los nacidos de 1990 en adelante) recibió la noticia con indiferencia, más preocupada del carrete (joda, marcha) del fin de semana, el temporal que azota a medio Chile y del Rey Arturo en el Bayern. 


¿Tendría que ponerme contento la muerte de este tipo? Simplemente no me pone contento la muerte del Mamo, dado que este se llevó al infierno buena parte de la abyecta historia de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) -la Gestapo de Pinochet- con la que se hubiese aclarado gran parte de los casos pendientes de detenidos desaparecidos de los primeros años de la dictadura. También la muerte del Mamo refleja el alto grado de impunidad en que se han movido los militares chilenos, los cuales a diferencia de sus colegas argentinos (y en menor medida uruguayos), caminan con la misma impunidad que en 1973 en su gran mayoría. El hecho que existiese una cárcel vip para militares como Punta Peuco y fueran procesados casi con pinzas, contrasta seriamente con los juicios a las Juntas realizados por el gobierno de Raul Alfonsín en los años 80 argentinos -con carapintadas incluidos-, demostrando  el valor y coraje de Alfonsín y el Fiscal Strassera frente al pavor y la cobardía de la Concertación (hoy conocida como Nueva Mayoría) que prefirió ceder a los militares, conviviendo con un Pinochet jefe del Ejército por 8 años y luego "Senador designado"....si no hubiese sido por el arresto en el Reino Unido en 1998, Pinochet habría descansado como un dulce abuelito en su casa vacacional de Bucalemu, el Nido del Águila pinochetista. 

El hecho de que el Mamo haya muerto, también desnuda la fragilidad de una democracia como la chilena que no tuvo el valor de torcer el rumbo puesto por los militares, tal como lo hizo el ya mencionado Alfonsín y la UCR argentina en los '80. Algo más cercano a la coyuntura chilena fue lo hecho por Juan Carlos I tras la dictadura de Franco, quien desmontó en 3 años el pesado armatoste institucional de 35 años de nacionalcatolicismo a cambio de la impunidad militar, en Chile, 25 de años de Transición Democrática y aún  siguen sin declarar nula la ley de amnistía de 1978, la constitución enchulada de 1980 y se tolera el pacto de silencio militar. 

Es cierto, el Mamo ha muerto pero su herencia sigue más que viva en el fondo de la democracia chilena. 

3 comentarios:

  1. Recién vi la serie "Los archivos del Cardenal", que me impacto mucho, tomando en cuenta que es basado en hechos reales. Más aún cuando supe que varios políticos criticaron el hecho que TVN produjera la serie, argumentando que era mal gasto de plata y un intento de quedarse en el pasado... Al contrario se me hizo imprescindible que se hable de lo que paso en los 70 y 80, de los horrores que muchos sufrieron, y que ninguna circunstancia podrá jamás justificar. No se si viste esa serie, si es el caso, me gustaría conocer tu opinión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la ví, aunque como producto televisivo no me convenció mucho, sin duda que es fundamental que existan series como "Los Archivos del Cardenal" ya que sirven para realizar una catarsis necesaria en una sociedad donde algunos aún justifican el golpe y sus excesos.

      Eliminar
  2. Seres abyectos, expresión de lo màs denigrante de la condición humana, encarnaduras del mal. Como tantos otros en la historia de la humanidad... OJALA; NUNCA DESCANSES EN PAZ !!!

    ResponderEliminar

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!