miércoles, 18 de noviembre de 2015

¡¡¡No es tirar bombas contra el ISIS, estúpido, esta es una guerra cultural!!!!

 supuesto autor intelectual de ataques en París  (fuente: AP/emol.com)







Tras los sangrientos atentados sufridos en París hace algunos días, han sonado nuevamente las trompetas de guerra en buena parte de Europa. Hollande (ex amante de cuarta que hacía sus andanzas en motoneta cual adolescente) quiere mostrarse como el defensor de los valores republicanos y laicos de la República Francesa y de la Civilización Occidental, liderando una "guerra" contra el Estado Islámico, más conocido como ISIS o Daesh, ordenando a sus cazas Rafale y Mirage lanzar toneladas de bombas todas las noches sobre el ya atribulado territorio sirio. Al parecer lo secundaran en esta nueva guerra de Occidente líderes como Obama (para variar), Putin y Cameron, entre otros que ya tenían su guerra propia en Siria e Irak. 

Más allá de la necesidad de mostrarse fuerte ante el nuevo cuco de Occidente que es el Yihadismo radical que es el ISIS, al parecer Occidente no entiende para nada que esta es una guerra cultural no militar ni policiaca. No sacan nada con poner barreras en sus fronteras, sacar los paracaidistas a la calle ni lanzar ataques desde sofisticados cazabombarderos o drones si el enemigo ya  se encuentra dentro de Europa. Ya viven en  sus ciudades, limpian sus pisos, estudia en sus escuelas y facultades como también trabaja en sus fábricas y oficinas. Son los que viven en las villas miserias europeas, esos horrorosos edificios de departamentos grises colmados de marginados que el yidahismo encontró un caldo de cultivo único e irrepetible. Décadas de discriminación cultural y religiosa en países como Francia, donde buena parte de los musulmanes de origen magrebí y árabe vive en monoblocks alejadisimos de las grandes ciudades, siendo un potencial lumpenproletariado presa no de movimientos asistémicos como el anarquismo sino de fanáticos religiosos que les devuelven el sentido de la vida y de pertenencia a sujetos que nunca fueron incluidos como verdaderos ciudadanos.

Por ello, no es de extrañar que sean franceses los que mataron en la redacción de Charlie Hebdo o los se hicieron explotar en las cercanías del Stade de France o del Bataclan.  No eran sirios ni magrebíes recién llegados como refugiados, eran chicos que vivieron todos los días sabiendo que eran ciudadanos de segunda o tercera clase, más allá de poder sacar un pasaporte que dijera Union Européenne-Repúblique Francaise o viajar sin problemas por las fronteras del acuerdo de Schengen. Hay que recordar que en Francia hay una larga historia de represión policial (similar a la que existe en Estados Unidos con  los afroamericanos), no siendo para nada infrecuente leer sobre revueltas sociales tras abusos policiales sufridos generalmente por chicos árabes o magrebíes en los marginalizados suburbios franceses.

Es por esto que esta no es una guerra que se soluciona mandando aviones de combate a Siria para lanzar bombas al ISIS o replicando los métodos de la Batalla de Argel en las ciudades francesas o belgas, sino que reconocer que existe una bomba de tiempo que es la marginalización de las minorias, las cuales toman su revancha haciéndose explotar en cafés o matar a mansalva en conciertos.  Esa es la verdadera lucha, hacerlos integrar  a las sociedades europeas sin que eso signifique un menoscabo como sujetos ni la violación de sus derechos humanos. En otras palabras, tal como el título de este posteo:


               ¡¡¡No es tirar bombas contra el ISIS, estúpido, esta es una guerra cultural!!!!

2 comentarios:

  1. Me parece que no tenés idea de lo que es daesh. Es buena tu deducción de la integración europea pero no es el tema fundamental. Esto es un tema mucho más extenso y complejo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, tal vez tenga razón, pero una cosa es clara, la estrategia para enfrentar a estos yihadistas medievales no es caer en un nuevo Irak ni mucho menos. Es tratar de integrar a los potenciales suicidas a sus sociedades nacionales respetando sus diferencias. Un abrazo

      Eliminar

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!