jueves, 7 de abril de 2016

Argentina: también todos están manchados (actualizado)




Lo Último: Lo de Josesito López  (y sus bolsos de USD  9,0 millones) es la mayor confirmación de que este país ha sido gobernado por una casta de manilargas inescrupulosos.....


Indagarán al presidente Mauricio Macri por los #panamapapers, está preso y procesado el empresario Lázaro Baez por lo de la financiera clandestina (la Rosadita),  y la ex presidenta Cristina Fernández quedó imputada en el caso de la "ruta del dinero K" y  procesada en lo referente a lo del "Dólar Futuro" del Banco Central (venta de dólares por anticipado al tipo de cambio oficial en noviembre de 2015, en circunstancias de que la devaluación estaba en ciernes).

Ya sea por los #panamapapers, la Rosadita (con bolsos y ficción incluidas), la ruta del dinero K o los chanchullos del dólar futuro, entre otras cosas, los políticos argentinos se encuentran en entredicho, pero sinceramente, esto no debiera que sorprender al lector o lectora.  En términos gruesos (uno que otro se salva, pero convengamos que ninguno es Pepe Mujica)  la clase política argentina es por lo general corrupta y de una u otra manera,amiga de estirar las manos cada vez que puede.  Pensemos  solamente en los últimos 26 años de democracia en este país, casi todos los que han llegado al sillón de Rivadavia han salido más ricos de lo que llegaron. Por el contrario, la Argentina en términos generales se ha hecho más pobre, viviendo una serie de ficciones en lo macro económico pasando del paradigma neoliberal como el populista y el neo neoliberal, en otras palabras, se ha pasado de la locura de la convertibilidad (1 peso un 1 dólar en los noventa) por la emisión desenfrenada de dinero y el cepo cambiario en los últimos años del kirchnerismo y por el garrote financiero de los primeros meses de la gestión de Macri, Pero a pesar de este caos permanente que es la Argentina (inentendible para cualquiera que no viva en este país) algunos siempre salieron ganando con mucho más que su sueldo en estos años, ya sea por prebendas, contratos sucios o en el clásico argentino: el capitalismo de amigos. Todo esto con la impunidad del que sabe que raramente podrá ser procesado por la justicia, en otras palabras, la clase política y los amigos del poder.

Pero esto no se cierra en un grupo u otro, sino que es algo que cruza todo el arco político desde las dirigencias nacionales hasta el más oscuro concejal más allá del partido que sea,  es decir, la tranversalidad de la corrupción y del manejo turbio por parte de los politices argentinos coludidos con los grandes empresarios hace pensar que en Argentina todos están manchados, ya sea por un escándalo u otro....y por los que vendrán

Pero para el bien de la Argentina y la salud de su democracia, esto debe terminar o al menos comenzar a ser controlarlo con mayor fuerza por las instituciones del Estado y la Sociedad Civil. Más temprano que tarde, este país tendrá que depurar sus instituciones como su transversalmente impresentable clase política. Si esto significa que tiene que ser imputado Macri por lo de sus cuentas turbias en Bahamas (lease #panamapapers), que sea procesado y si tiene que caer que caiga; si debe ser arrestada CFK aunque sea a lo Capone, que así sea y pague con cárcel efectiva, pero basta de una clase política impune y que se siente que puede hacer lo que quiera. Todo lo demás es impunidad para manilargas vestidos de políticos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!