lunes, 6 de marzo de 2017

otro 8 de Marzo llega ¿algo ha cambiado?





Hace un año escribía en este pasquín virtual algo sobre el 8 de Marzo, el día Internacional de la Mujer y hace unos meses sobre el día mundial para la eliminación de la violencia contra la Mujer ¿y saben que? me parecen una serie de discursos vacíos y sólo para la platea ¿por que digo esto? ya que más allá de los #NiUnaMenos, #ParodeMujeres y consignas de lucha varias en marchas y manifestaciones, ese espíritu no se ha trasladado con fuerza al entorno cotidiano, ya que  nos hemos acostumbrado a ver en redes sociales, radio o televisión casos cada vez más crueles (al menos en la Argentina) de violencia de genero a todo nivel.

Más allá de la movilización de estos días y de la crónica policial, honestamente hay que preguntarse ¿algo ha cambiado ? Aparte de la mayor visibilidad mediática, lo que llama la atención que saliendo del circulo activo de activistas, muy poco ha cambiado en lo cotidiano. Por ejemplo, la televisión -que en muchos casos enarbola la bandera del #NiUnaMenos y buena parte de la mass media mediática- sigue usando a la mujer como cosa, es decir, como un mero objeto carnal de deseo masivo en  una clara inferioridad con respecto a los hombres, existiendo una clara discriminación a ellas en los ámbitos cotidianos (laborales, educativos, salariales, sociales, políticos y un largo etc.) y por ende, las mujeres en nuestras sociedades latinoamericanas están más indefensas y desvalidas.

Si esta es su condición en su vida pública ¿que se puede esperar de la condición de la mujer en sus entornos privados? En muchos casos viven situaciones de clara disminución de sus derechos como personas...desde gritoneadas hasta golpeadas día a día dentro de cuatro paredes donde no pueden expresar lo que sienten o sufren.

Para que realmente cambie esto: ¡¡No se puede ser indolente!!! No nos puede no importar lo que sucede. Si sabemos que pasa algo que no debiera, es nuestro deber social y humano impedir la barbarie. No podemos quedarnos viendo en TV o escuchar cual chusma cuando sabemos que en el departamento o casa del frente pasa algo que no debiera ocurrir. A veces hay que dar un paso más allá. Sí. más alguno dirá: "es fácil escribirlo desde la comodidad de casa". Es cierto, pero también hay que tener claro que como sujetos sociales e individuales no se puede estar indolente. Si creemos en los derechos humanos como algo más allá de un lema políticamente correcto, a veces hay que cruzar el umbral y decir basta!!! denuncia, llama a la policía, golpea la puerta, pero no te quedes indolente. Si queremos que para el próximo 8 de marzo esto cambie, tenemos que partir en casa sin duda, pero también no quedarse de brazos cruzados esperando que lo haga otro.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente, no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!