viernes, 13 de octubre de 2017

Chile Eliminado: fútbol o relatos con verdad postergada

Chile Eliminado (fuente: Deportivo La Tercera)



Por fin terminó esa larga tortura que son las eliminatorias sudamericanas. Más allá que la selección de mi país natal (Chile) para regocijo de bolivianos, uruguayos y argentinos quedara eliminada de la próxima copa mundial Rusia 2018, creo que es el momento de pensar que significa este relato que se creó desde el 2008 hasta la fecha en el fútbol chileno. Estos diez años fueron marcados por la presencia de Marcelo Bielsa quien más allá de su retiro dejó una larga estela e influencia que no supo usar Claudio Borghi pero si la aprovecharon Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi tanto en las eliminatorias y Mundial de Brasil de 2014 y la copa América de 2015 como la Centenario en el 2016. Los resultados nos hicieron creer que teníamos una legión invencible de futbolistas, la mal llamada Generación Dorada (mote para variar copiado de los basquetbolistas argentinos) más allá que en las copas mundiales de 2010 y 2014 quedábamos eliminados en octavos de final en los mundiales y las dos finales de las Copas América (2015 y 2016) se definieron a penales. Es cierto que era una etapa inaudita en la historia del fútbol chileno, el cual como de los que nacimos en los años 70 solo teníamos una cosa clara: eramos unos parias deportiva y conductualmente: el fiasco de España 1982 y el ardid del Cóndor Rojas en 1989 que condenó a casi 2 generaciones de futbolistas a perderse las eliminatorias.

Mundial 2010 (La Cuarta Cibernética)
Tras una  vuelta a los mundiales en Francia 1998 (clasificación por diferencia de goles frente a Perú....paradojalmente), las cosas en el nuevo siglo para el fútbol chileno  volvieron a algo parecido a lo que estábamos acostumbrados en los 80: fracasos junto con directores técnicos cual de todos más mediocres (Juvenal Olmos, Cesar Vaccia, Jorge Garcés, Pedro García) hasta que la sub 20 en el Mundial de Canadá de 2007 nos mostraba que había una generación de futbolistas algo más que pichangueros y con sangre en las venas:  Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Gary Medel entre otros. Más allá de que hayan sido descubiertos por José Sulantay, quien los supo aprovechar por primera vez a este grupo de futbolistas fue Marcelo Bielsa, un outsider en el fútbol argentino, quien generó una revolución en el fútbol chileno tal que los hizo convertir a una manga de pusilamines en tipos que dejaban todo en la cancha, en una versión posmoderna del futbol total, es decir un menottismo a la chilena.

Todo lo demás ya es historia conocida, pero como todo ciclo histórico este llegó a su fin. Detrás de estos tipos se creo todo un relato posmoderno, una nueva narrativa futbolera donde se nos hizo creer que el fútbol chileno estaba destinado a cosas mayores, pero que en el fondo era una gran mentira ¿Porqué? Lo que sucedía en la selección chilena no se traducía ni en la calidad del campeonato local (mal llamado liga) ni mucho menos en los torneos de clubes a nivel sudamericano en los cuales los equipos chilenos quedan eliminados en las primeras rondas. En otras palabras, este relato era insostenible en el tiempo dado que no había recambio en la selección en el corto, mediano o largo plazo, como una clara consecuencia de que el fútbol profesional chileno se convirtió en Sociedades Anónimas...sólo les importó vender sin apostar a tener semilleros (base del éxito argentino, uruguayo o brasileño) ni tener campeonatos competitivos sino que todo lo contrario, equipos con paquetes y futbolistas de dudosa calidad y rendimiento.

Podemos echarle la culpa a las borracheras del plantel o las visitas al casino de Vidal, pero el problema no pasa por lo que diga la mujer de Claudio Bravo, no es de coyuntura sino de contexto estructural: el fútbol chileno tal como está hoy en día es insostenible como entidad competitiva. Ahora que quedamos eliminados de Rusia nos encontramos con el real problema: NO hay recambio y ahí no hay relato que resista.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Acá puedes opinar libremente no hay censura previa.
¡¡Aprovecha la oportunidad de decir lo que quieras!!